Mis tortuguitas saludan a Ellis Dress

Ellis dress es un vestido de verano que me deja desnuda ante mi propia vida. Paseo con él como si fuera desnuda. Un vestido que hace tiempo me descargué porque me recordaba a las prendas de vestir “hippielongas” que usaba de joven. Mis amigas costureras me confirman que no es del todo hippie, solo un poco. Ya os advierto que esta entrada ha sido una terapia para mi…

Ahora se marcan mis curvas de mujer madre, joven, pero madre; y especialmente se me ven unas tetas diminutas que han pasado a llamarse “tortuguitas”. Mis tetas no marcan curvas, no marcan nada, por no marcar no se marcan ni los pezones aun sin llevar sujetador. Me cuesta entenderas y mirarlas. Unas tetas casi adolescentes por su tamaño, pero que tienen su seña de identidad: piel caida y pezón invertido por primera vez en mi vida. Encojidas encojidas. ¡Los pezones se esconden sorprendentemente bajo el pellejo!

Este vestido demuestra que mi cuerpo puede vestir prendas hippies o menos hippies pero que continuará siendo mi cuerpo, que ha pasado por 3 embarazos y 6 años y medio de lactancia prolongada y en tándem la mitad de ellos.

Ahora ya nadie toma teta en casa, me ha costado, pero lo he hecho. Lo he disfrutado muchísimo tiempo pero he tenido que frenar la lactancia de Aran hasta su desaparición, en un lapso de tiempo express. Esas tetas que escondo en la playa para que ninguna niña las toque, para no incitarlas, al igual que tampoco quiero que nadie me las vea porque han vivido mucho para lo joven que soy.

Me sabe mal recordármelo, pero lo voy aceptando; hace unos meses estaba embarazada de nuevo, de mi cuarta criatura. Qué mala suerte tuvimos, pero como dicen que pasa en el 25% de los embarazos, este no avanzó. Nunca me había pasado antes.

Me miro ante el espejo y me relajo para decirme que esos embarazos no han podido pasar en balde por mi cuerpo, y las tetas son mi más preciada señal de madurez física 😉 Por contra, y a mi favor, no tengo estrías, no tengo un cuerpo más grueso que antes, no tengo a penas manchas y demás en mi cuerpo… ¡He tenido suerte! Casi nunca he tenido ningún tipo de complejo físico, así que me permito sentirme de una forma más débil ahora que lo necesito.

Me desnudo de nuevo en la playa para enseñarlas. Dejo que mis hijas le den besos a mis tortuguitas, y me dejo fluir. 

Estas fotos me las hicieron de visita en el hospital a una amiga que acababa de tener su cuarta criatura.

Este vestido, por lo tanto, siempre será muy significativo para mi.

 

Y antes de despedirme, os hablaré del patrón, la costura y la prenda en sí. La cosí con Ali de Coseprimacose en casa, menuda suerte tenerla, fue un día de costuras fallidas, de costuras lentas y de parloteo como era de esperar.

Os cuento: el patrón tiene dos versiones; camiseta de tirantes solamente, o añadiéndole una falda para vestido. El trasero de la camiseta no tiene a penas instrucciones, simplemente es un panel que se cose en el centro trasero. Si escribís en un buscador “Ellis Dress de Mückelie” os saldrán variaciones del trasero, con cortes y cortes múltiples, pero cuesta ajustarlo al pecho y a la cintura un montón. 

En la quedada de costureras en Els Encants de este mes de julio las chicas me dijeron que les gustaba el trasero (¡gracias! fue un día que me sirvió para reconectarme con la costura y su mundillo) y que era muy original la costura central en el trasero porque estaba en diagonal. Yo me reí porque había sido un accidente de Ali y mío muy acertado.

El diseño del delantero también tiene distintas opciones. Yo hice los cortes en la camiseta demasiado anchos y se da un poco de si, pero me gusta. El escote se me sube demasiado, ¿será el patrón o serán mis tortuguitas tetiles?

Foto de Mückelie

Y vosotras, ¿cómo os sentís ante los cambios en vuestro cuerpo? Muchas hacéis críticas a la industria de la moda, a los patrones, a las tendencias… en vuestras entradas, en los podscasts, y me hace sentirme acompañada.

Comentad aquí y me sentiré abrazada 😉

Patrón: Ellis Dress de Mückelie.

Telas: tela de punto regalo de Helena de Maquinandopatrones.

Enlaces: MIMI de malas costureras. 

Vestido 3 COLORES

3 COLORES

3 COLORES PARA UN VESTIDO COLORIDO

AMARILLO NARANJA LILA

NARANJA LILA AMARILLO

LILA AMARILLO NARANJA

3 colores que dicen mucho porque son llamativos

que dicen mucho a mi cara y a la gente que se lo encuentra de frente

habrá a quien le asuste y no le guste

habrá a quien le encante

a mi me encanta

Un vestido que lo dibujo, lo pienso, corto las telas, sus piezas, pongo alfileres, coso, descoso, pruebo, modifico y ajusto sin priorizar que sea para lactar, porque todavía lacto pero ya no lo priorizo

Este vestido lo confeccioné antes que el que os mostré la semana pasada. Aproveché las telas que me quedaban por el armario, entre ellas, un resto de tela estampada de punto de NOSH que nos regalaron en el Sewing Camp 2016 preciosa y que ya conoceréis por otras blogueras.

Me encantan los colores, cómo están combinados, el patrón se ajusta a mi cuerpo, el largo de la falda… ¡me encanta y es cómodo! Hay un error que últimamente me ha pasado en más vestidos y camisetas, y es que se me desboca el cuello por la parte trasera, pero total, como no lo veo, pues no le doy demasiada importancia.

Enlaces: MIMI, el club de las malas costureras

Patrón: Patrón propio inspirándome en Sommerimmerkleid Anni.

Tela: telas de punto lisas de Caljoan y tela estampada de NOSH regalo del Sewing Camp 2016.

Vestido Tulipa con Ali

Montse: Oye Alicia, que este finde subo a Madrid que tengo clases en la uni.

Alicia: Genial, así nos vemos un rato y nos tomamos unas cañas.

Alicia: Llego tarde… mira qué llevo puesto.

Montse: ¿Nos vemos en Ribas y Casals no?

(nunca quedamos en una tienda de telas, por raro que os parezca, siempre nos vamos a tomar cañas y cenar)

Montse: Pero María, ¿qué haces aquí? ¡Qué guay verte!

María: Miramos telas, alguna pillo, os hago unas fotos, y vuelvo a la comida con colegas en la que estaba. Pero vámonos a Paredes que siempre tienen telas con descuentos.

Nos quitamos las chaquetas para lucir nuestros vestidos. 1 metro de tela Nice Biene de Lillestoff, repartido para las 2. ¡Menudo quebradero de cabeza hemos tenido las dos para sacar una prenda! Además la tela es preciosa pero difícil de combinar

Yo he optado por un vestido con escote de pico y un bies de tela de punto en el borde. El pico del escote quise que se alineara con el límite de la manga donde acaba la tela estampada. Un detalle insignificate pero significativo. Esta es la segunda versión de un primer vestido que todavía no he publicado y cuyo patrón confeccioné inspirándome en el conocido Sommerimmerkleid Anni. Id a la página de las primas y veréis lo que nos cuenta Ali sobre su vestido.

María: Jolines, se os ve sosas de pelotas.

Montse y Alicia: Nos giramos y lucimos un poco de espalda y trasero.

Alicia: Si salimos sosas en las fotos qué le vamos a hacer.

Montse: Me mola la idea de que estos son tus 2 hijos. ¡Qué tierno!

Fotos con abrazos empalagosos para mostrar felicidad, buen rollo y amistad. Fotos sinceras, porque 1 vez al mes subo, un sábado concretamente, voy a Madrid para ir a la universidad y casi siempre veo a Alicia. Le llamo y ella pone todo facilidades. Fluimos, charlamos y nos contamos confesiones, compartimos preocupaciones y alegrías, y es de una gran belleza y felicidad hacer amigas con cierta edad, con mis treinta y pico y con sus …?

 

Por muchas quedadas más, con cerveza o sin ella.

Por mucha amistad más, con vestidos y a fuego lento.

 

Enlaces: MIMI, el club de las malas costureras

Patrón: Patrón propio inspirado en Anni.

Tela: tela estampada Nicibiene de Lillestoff y telas lisas de Caljoan.

Translate »