Compartir un vestido cnidaria

¿Compartías tu ropa habitualmente cuando eras pequeña?

¿Te gustaba cuando lo hacías?

¿Te hubiera gustado tener un hermano o hermana del mismo sexo porque no te atrevías a ponerte tu ropa?

¿Te ponías los calzoncillos de tu primo?

¿Te cabreabas cuando a tu hermana pequeña le iba bien tu ropa, siendo la mayor?

Seguro que recuerdas anécdotas de este tipo. De cuando te decían que se debían compartir los juguetes, de lo que te costaba, de lo que entendías como “tuyo” e intocable, de cómo lo vivías dentro de casa, cuando te lo decían madre, padre, abuelas/os o quien fuere de tu familia, de cómo lo vivías fuera de tu casa, en el cole, con las amigas y amigos.

Yo tengo mis vivencias y recuerdos, y a medida que mis hijas crecen ellas me traen a la memoria momentos de mi infancia, esa es una lectura positiva que hago de los momentos que vivo ahora con ellas; pequeñas riñas, discusiones o negociaciones que a veces se dan en casa porque una estrena ropa, la otra no, la otra recibe ropa heredada que le mola, la otra quiere que lo cosa algo nuevo y no encuentro el tiempo…

En casa abogamos mucho porque todo es de todas, y solo algunos pequeños tesoros se lo guardan en su propio armario y solo lo comparten tras arduas negociaciones, intercambios y trapicheos. Con esta teoría sobre la mesa, a mamá le toca compartir todo tipo de cajas con tesoritos como telas, gadgets, abalorios, anillos antiguos, etc. 

Tal es el caso que ahora las dos mayores, que solo se llevan 20 meses, han empezado a intercambiarse ropa un tanto a menudo.

Este es el primer vestido confeccionado para las dos. Cnidaria, ese vestido archipublicado por las redes y que a mi chico le encanta 😉

 

Aquí la otra niña, también feliz con su vestido nuevo 😉

Me pregunto si algún día compartiré bragas, sujetadores y tejanos con mis hijas… Jajajaja.

Me pregunto si algún día mi chico no tendrá calzoncillos limpios y le tocará pillarse unas bragas entre tanta chica suelta por la casa.

Tela: tela de pandas y de rallas, diría yo, que de Caljoan.

Patrón: 17. Cnidaria de Ottobre Summer 3/2017.

Enlaces: Fans Ottobre.

Vestido colorido de lana para niña

Me hace ilusión

y algo de nervios

volver a publicar después de unos meses.

Así que allí voy, sin más dilaciones.

A principios de este otoño e invierno nos dimos cuenta de que la ropa ya le iba excesivamente pequeña a Abril, quien parecía que había dado un gran estirón. Opté por hacerle:

  • prendas básicas y rápidas de coser.
  • prendas bonitas que salen un poco del día a día (nuestro modo de ir “bien vestidas” dista de lo común. Este vestido es “de vestir”.
  • prendas útiles y funcionales que le vayan bien hasta los 7 años (en algún caso me pasé).

Aun así, la falta de tiempo este otoño e invierno nos han llevado a comprarle algunas prendas con algún vale que teníamos, entre ellas las archiconocidas sudaderas con lentejuelas que giran.

Esta niña va creciendo y a su vez, en los gustos. Ahora ya tiene claro qué prendas son sus favoritas, cuáles son más cómodas, y ya no la convences fácilmente.

Este vestido de lana lo he confeccionado a partir de uno mío que hacía años que tenía y que había dejado de ponérmelo. Le quité las bolitas que tenía, y le metí tijeras. De ahí que le haya quedado grande, porque quería aprovechar los bolsillos y demás y al final la cinturilla le queda baja, y la falda ancha, pero en pocos meses se le ajusta que ni pintado.

Telas: tela de camiseta de rayas de CalJoan.

Patrón: propio. Cortando, calculando y… ¡ya está listo!

Enlace: Menuda Inspiración.

Translate »