Chaqueta rebeca para sonreir

Esta es la entrada de nuestra casa, y esta es nuestra hija Abril quien nos ha sorprendido por primera vez posando al estilo “niña mayor que se entera de cómo va el mundo”.

Nuestra hija Abril se acerca a los 6 años y con ello a una etapa en la que se empiezan a emancipar más y se aproximan a sus iguales para fraguar grandes realciones.

Una rebeca confeccionada con una tela estilo lana tejida comprada en oferta en Ribes y Casals de Madrid, patrón cortado y rebeca cosida en algo más de una hora. Dudé en cómo rematar el cuello y los puños, al final, con su propia tela de un modo muy limpio y al ser toda lisa es una prenda fácil de combinar.

Le puse la rebeca a la niña y le quedaba que ni pintada, las solapas no cerraban bien así que interpreté que le quedaría bien un único botón. Le gusta, le resulta cómoda y le sienta bien, que también es importante. 

 

 

Los críos y crías crecen y crecen, piensan, preguntan y viven. Nosotras vemos el tiempo pasar, a veces lo mascamos y lo disfrutamos, a veces nos lamentamos y la rutina nos nubla la visión de ese bosque, de esa globalidad en la que vivimos. Con perspectiva todo se ve bonito, todo se entiende, todo se goza.

La entrada de nuestra casa actual es muy significativa, es muy bonita, decorada desde que llegamos a Aranjuez, con un mensaje enorme y precioso: RECUERDA SONREIR. Casa que en algún momento dejará de ser nuestra casa. Como dejó de serlo otras casas, casa antiguas de nuestras vidas, de esas vidas que anhelamos, que recordamos, que están dentro de nosotras. Vidas que nos gusta compartir.

 

CASAS ANTIGUAS DE PEDRO GUERRA

Hay sensación en las casas antiguas
de que algo queda de quien las vivió
un tibio aroma de café un gesto tierno y familiar
manos que aprenden a coser en la inocencia del hogar.

Hay sensación en las casas antiguas
de que algo queda de quien las vivió
alguien parado en el dintel viendo la vida que se va
el laberinto de la fe que nadie puede descifrar.

Vidas
que nos rozan, que se muestran, que respiran.
Vidas
en el limbo de las almas suspendidas.

Hay sensación en las casas antiguas
de que algo queda de quien las vivió
donde el amor prendió una luz un zulo de la intimidad
los juegos de la juventud que escapa de la soledad.

Hay sensación en las casas antiguas
de que algo queda de quien las vivió
el resquemor y la inquietud los ecos de la vecindad
el cerco de la multitud alguien que fuma y piensa el mar.

Vidas
que nos rozan, que se muestran, que respiran.
Vidas
en el limbo de las almas suspendidas.

Enlaces: Menuda Inspiración de la Pantigana.

Fans de Ottobre (la primera Cloudy Day que se publica!! qué sorpresa!!)

Patrón: Ottobre Autumn 4/2013, 11. Cloudy Day (Jersey jacket

Materiales: tela de Ribes y Casals ¡¡en oferta!!, botón de madera de una mercería de mi pueblo