Terapia bloguera #De consciencia gris a consciencia arcoiris

Llega el verano y junto al calor el buen rollo, las cervecitas y el despiporren. Atrás queda un curso, un año un tanto complejo en mi cabeza y en nuestro hogar.

Me cuesta, me cuesta y mucho expresar lo que he vivido últimamente cuando justamente creé este blog para poder abrir mi hogar y mi alma a aquellas personas cercanas a quienes les pudieran ayudar nuestros aciertos y aventuras, y también que vieran que toda familia tiene un rinconcito gris en su vida. Hay personas que se sentirán cercanas a mi mensaje y conectarán fácilmente porque alguna vez se han sentido así o porque viven con alguien que su cabeza tiene vida propia, y otras personas dejaréis este post como un rollo más de otra bloguera.

Desde hace unos meses mis despertares, mis hábitos diarios, la comunicación con mi pareja y mis hijas (principalmente en mi hogar) han sido torpes, con mensajes egoistas, llenos de cansancio y hartura, con poca empatía y amor. A menudo saltaba la queja, tipo “pero hija, cada santo día te tengo que decir que no grites y cojas tu linternita para ir a hacer pis?”. “Ya está bien de teta, todo el día con la teta, y teta y teta, ¿y mamá y sus tetas cuándo descansarán?” “Oye Javi, ¿no te parece que deberías haber recogido eso y aquello?”. Sin duda alguna me sentía en un caos interior y tratando de controlar mi pequeño entorno (pareja e hijas, que es donde más me ha afectado) sin mirar más allá, sin pensar que yo podía estar generando mal rollo y un torbellino de emociones negativas a mi alrededor.

Quien me conozca personalmente flipará porque soy muy feliciana, muy happyflower, una persona despierta y activa, amorosa y empática, generosa y entregada (así me veo yo). Pero también, creo que desde hace años, realmente desde la infancia, tengo algunos fallos que salen a la luz como son mi intransigencia o intolerancia, dominación o control, impaciencia en algunos casos, las expectativas no encontradas… que no me permiten ver, sentir y palpar las bondades de la vida. 

Sin duda alguna nadie tiene la clave para desbloquear una situación de tristeza, de mal humor, de agotamiento de las responsabilidades diarias y demás, pero es una misma quien debe quererse y decir basta: “yo me merezco ser feliz y no tengo ningún problema grave que me lo impida”. El día que te escuches y te lo digas, ese día te empezarás a querer un poco más y empezarás a respetarte. A partir de ese momento seguramente todo vaya a mejor. Si te trabajas tu interior podrás querer con honestidad y aceptación a los demás. Si no, siempre te seguirán los miedos, inseguridades y relaciones establecidas con complejos y comparaciones constantes.

¿Y si un día parece que he visto clarísimo el final del túnel y al día siguiente me veo chunga otra vez? Pues es un proceso natural y debes permitírtelo, porque tendrás altibajos y deberás aceptarlo y decirte: con esfuerzo y trabajo voy a conseguir ser una persona que se respete y se quiera, que SIEMPRE sea feliz y cuando haya un chubasco, este no nublará el arcoiris que es tu vida. Esto significa que no lo lograrás de la noche a la mañana, quizá te lleve 6 meses, 1 año o incluso más, pero establecerás una conexión con tu interior que te permitirá conocer perfectamente los mecanismos mentales y físicos que debes transformar hacia una vida más sana y plena.

Algunas de las herramientas que he empleado para ir teniendo más paz interior, más respeto conmigo misma y con quienes me rodean, más relatividad antes las pequeñas adversidades del día a día, son las siguientes (con mucha honestidad y cariño):

  • Ducha solitaria breve aunque las niñas estén purulando a mi alrededor: me ayudan a desconectar fisiológicamente mi ruido mental
  • (Hatha) yoga para ejercitar el cuerpo y la mente, con meditación y respiraciones profundas
  • Canciones con melodías positivas: elige canciones que te revuelvan el corazón hacia la felicidad y cántatelas mentalmente cuando ves que tu entorno te está superando y te estás enfureciendo (Vetusta Morla, Coque Malla, Jorge Drexler, Pedro Pastor… son algunos de mis ritmos happyflowers). Si no, directamente no haces caso de lo que te rodea y la pones y te pones a bailar. Esta técnica la uso desde hace poco y me encanta el efecto contagio que genera.
  • No discuto con mis hijas, no me enfrento ni entro al trapo (o eso intento, jejeje). Permito que el silencio y el tiempo invada mi mente y no les respondo, espero a poder atender su petición con un tono y una respuesta adecuadas.
  • Doy besos y abrazos cuando antes gritaba o levantaba la mano por falta de autocontrol. Trato de salir de mi ruido mental que me lleva a encenderme y cabrearme y pienso que estoy aquí y ahora solo hoy, solo hay presente.
  • Fuera cargas y compromisos. Cuando me siento con una mochila pesada, porque creo que debo poner la lavadora ya ya ya, o cocinar algo rico indispensablemente, o comprar aquello que hace falta, intento sacármelo de la cabeza y darle menos importancia y priorizar sin dejarme llevar por las responsabilidades de una madre “a la antigua usanza” por así decirlo. Así que intento hacer lo que es estrictamente necesario.
  • Visualizo aquellas personas que admiro por su valentía y poder de superación (como invita a hacer Rafael Santandreu). Pienso en personas que lo han tenido realmente jodido en la vida por adversidades enormes como guerras, ablación, abuso o discapacidades y se han superado debido a una capacidad de amor y valentía enormes. A pequeña escala, como a veces me he dicho que no era capaz de criar a 3 hijas tan pequeñas y blablabla, pues pienso en aquellas familias cuyo aura es siempre positivo o de aceptación de la realidad.
  • Priorizar aficiones. Dejar de lado el móvil y el whatsapp por las noches y acercarme a la lectura, afición que me gusta porque me llena la mente de silencio y me evade.

Algunas de mis últimas lecturas que me han ayudado a salir del bucle:

  • “El arte de no amargarse la vida” de Rafael Santandreu.
  • “Las escuelas que cambian el mundo” de César Bona.
  • “Cómo educar con firmeza y cariño. Disciplina positiva” de Jane Nelsen.

Y es que en realidad no somos como nuestras madres, ni como nuestros padres, y no lo tenemos ni mejor ni peor a la hora de trabajar, con nuestra carga horaria, con nuestros/as hijos/as que requieren atención y amor… La realidad es simplemente aquella que queramos ver, y yo quiero ser feliz con las circunstancias que tengo.

Los caminos son largos, son procesos en los que puedes encontrarte cansada, con hambre, con los músculos debilitados, con la mente centrada en otro sitio, a veces tienes que cambiar de dirección o ver las formas de decidir si seguir o no. Pero solo tú puedes decirte que el andar en el camino es bonito y no te ahogarás en un vaso de agua.

Felices en bicicleta

 

Salir de la rutina y descubrir nuevos lugares

Disfrutar de un gesto cotidiano (Lluna sacando la lengua)

Merendar y dejar pasar el tiempo en familia

Saltar, saltar y bailar

La vida es así, es larga y corta a la vez. “Los días son largos… y los años cortos…” (como suele decir Bei de Tigriteando ). 

GRACIAS, GRACIAS JAVI, GRACIAS HIJAS PACIENTES, GRACIAS FAMILIA Y GRACIAS AMIGAS Y AMIGOS.

Un abrazo enorme desde nuestro pequeño cosmos y quereros mucho, mucho mucho.

Patricia y su nuevo vestido Rainbow

Hoy vamos a Rumsear con Patricia, quien compartirá en mi blog su nueva camiseta de lactancia Rainbow.

Después del éxito de mi camiseta de lactancia rainbow en sudadera morada con mandala (es lavarla y vuelta a poner) y de 5 meses más de práctica con la máquina y muchos CVCQ por los blogs de las expertas, os presento mi vestido de lactancia rainbow, de inspiración Hirutxoak y con bolsillo redondo siguiendo el tutorial de Pandilleando, todo un mix vaya. Montse me pidió que escribiera una entrada y casi dos meses después por fin la tengo lista 🙂

Lo he convertido en vestido que son mi debilidad y es además donde mejor me viene la cremallera en el pecho, porque una camiseta siempre te la puedes subir en caso de necesidad pero un vestido, sobre todo si lo llevas con medias, pues ya es más complicado.

Lo he hecho anchito por abajo y después cerrado con un puño de la misma sudadera, lo hice así sobre la marcha y aún no me puedo creer que quedara bien a la primera (uuff!). Y la verdad es que me está durando más de lo que pensaba, lo cosí cuando tenía poco más de 3 meses de embarazo y nada de barriga y ahora con más de 5 y el panzón que me ha salido (a pesar de que en las fotos no se aprecie) aún me queda bien. Además el tiempo por aquí me está acompañando para seguir usándolo, vamos que parece que no llega la primavera nunca.

Esta vez le di más margen en el pecho para que la cremallera no me quedara tan justa y ha quedado clavado (gracias Montse, es cierto que no habría sido buena idea estirar de la tela al coser, solo darle un centímetro más de ancho al patrón en el pecho).

Está hecho con tela de sudadera y de camiseta y en un principio estaba pensado para llevar el cuello alto pero me alegro de haberlo dejado así porque si no habría sido demasiado invernal y no lo habría podido seguir aprovechando hasta casi mayo (estoy absolutamente congelada en esta foto, aunque veáis algo de sol).

Ya tengo preparadas las telas y la cremallera para el próximo vestido de lactancia rainbow, está vez en tela de camiseta y manga corta, ¡no me canso de este patrón!

Telas: sudadera negra de La Pantigana y camiseta Kringel caribic de Naturtelas.

Patrón: jersey de lactancia rainbow de Unamicamesijaesta. Aquí podéis ver el anterior jersey de Patricia

Cardigan Estela – Rums España #16/17

Una chaqueta bonita que anhelaba coser, que realmente necesitaba, con una tela preciosa, y mucha imaginación y creatividad hasta que llegué al patrón que véis. Bolsillos inspirados por Jafi (siempre publica en Rums alemán) y patrón inspirado por la chaqueta de una amiga (Estela se llama…).

Las piezas delanteras tienen en una sola pieza la capucha y la cardigan se cierra con un imperdible de falda.

   

La brevedad lo dice todo. Con poco tiempo para coser, publicar y demás historias pero muy contentas de seguir siendo felices (a veces también nos agobiamos, a veces somos infelices, y otras no volvemos locas, loquíiiiiiiiiiiiiiisimas con la primavera, porque la perfección no existe y la felicidad va unica a los socabones superados!!!!)

Enlaces:  RUMS España, RUMS Alemania.

Patrón: Patrón propio inspirado en Minna de Jafi

Tela: The Mama’s and the Paula’s” o también conocido como “El imperdible”, en Aranjuez.

Fotos: made by Lluna y Abril en Santa Oliva.

Mallas colores de otoño -Rums España #10/17

El otoño no es mi estación favorita, pero sus colores sí.

Hay una persona costurera que es magnífica recreando hojas en cualquier prenda que confeccione. Además últimamente tiene muuuchas seguidoras, así que sabréis de quién os estoy hablando.

Hoy quiero enseñaros unas mallas a las que les he añadido unas hojas otoñales emulando las suyas. Porque imitarte es admirarte.

 

Enlaces: Tu rollo me suena de Raletiagulla y de Lílula. Cose con La Pantigana. RUMS España.

RUMS Alemania.

Patrón: Patrón propio.

Telas: tela negra de punto de La Pantigana Shop.

Fotos: hechas en mi balcón, como ella 😉

VESTIDO Chirapa – Rums España #9/17

¿Sabéis de dónde me ha venido la inspiración

para crear mi vestido Chirapa, arco iris en quichwa?

La inspiración viene trabajando, o descansando, dejando la mente en blanco. La inspiración viene por pensar, por estar en caliente, por buscar opciones y más opciones. La inspiración viene cuando eres valiente, cuando eres lanzada, cuando te dejas llevar, cuando te buscas y te encuentras. La inspiración viene cuando quieres y necesitas crear estés en la fase de tu ciclo que estés.

La creatividad llega si te animan a que aflore, si te dan un pequeño impulso a superar tus limitaciones, tus miedos… y ahí está Estela Huguet y su Atelier Meravelles. 

Ya os conté que hace años, cuando vivía en Barcelona, estuve yendo a clases con ellas. Ahora varias costureras blogueras nos hemos animado a pedirle un curso hecho a medida y con mucho mimo. Está enfocado para costureras con algo de experiencia en patronaje y confección, pero no es imprescindible ser bloguera. Se realizará el finde del 8 y 9 de julio en Barcelona, en el Atelier Meravelles, y es un auténtico SARAO A L’ATELIER MERAVELLES. Para ver más información, clica aquí. 

Tenía ganas de hacerme una falda corta, y luego también tenía ganas de hacerme un vestido que no fuera de lactancia… Y de repente Imilce de Manos Revoltosas compartió con todas nosotras gratuito el patrón de una falda llamada Sái.

También miré su vestido Patronstein pero quería algo distinto. Me acordé de La Pantigana y su Rainbow Sew.

Le di muchas vueltas al asunto, miré la versión Sái de Pandielleando que comentaba que le gustaban mucho los triángulos en frente, dibujé, pense… y al final en una noche de esas en la que en la oscuridad y entre sueños te viene una idea, lo vi claro. Un vestido Chirapa. Un vestido arco iris en quichwa.

Me encanta cómo me ha quedado, estoy súuuuuuuuper contenta. Es de mi estilo, me da luz, me da color, y me sienta bien a la cara. Incluso diría que me hace más joven (es inevitable pues el estilo del vestido es muy juvenil). Como veis estoy de subidón, jajajaja. Además el negro y los colores tan llamativos creo que estilizan el cuerpo. Así que prueba más que superada.

Enlaces: Tu rollo me suena de Raletiagulla y de Lílula. Cose con La Pantigana. RUMS España.

RUMS Alemania.

Patrón: Patrón propio que integra la Falda Sái de Manos Revoltosas (a mi manera) e inspirada por la versión del patrón Patronstein de Manos Revoltosas también.

Parte de arriba diseñada a partir del archiconocido patrón Renfrew que tanto usa mi estimada amiga Helena de Maquinandopatrones.

Telas: sudadera negra de verano de La Pantigana Shop y las telas de colores son puño, sudadera de verano y de punto elástico de distintas tiendas, entre ellas La Pantigana Shop y CalJoan.

Fotos: MadebyLluna y MadebyAbril, dos de mis hijas 😉