Cabaña con peto corto

Coser un peto infantil es una tarea LARGA (al menos para mi).

Coser un segundo peto infantil puede ser una tarea MÁS CORTA que la primera.

Asumir el reto de coser un peto de la Ottobre y ver que no hay a penas publicaciones de blogueras que lo hayan cosido es DESALENTADOR.

No entender parte de las instrucciones y hacerlo lo mejor posible MOLA.

En mi casa somos escatológicas. A mis hijas les encanta jugar con MIERDA, y si son boñigas gordas, MEJOR.

Nos gusta CONSTRUIR, a algunas se les da mejor que a otras (sobre todo al chico de la casa).

Hemos aprendido a valorar el ESFUERZO, al esfuerzo de coser cosas que me cuestan, al esfuerzo de construir una cabaña con las niñas en lo alto de una montaña y disfrutar de cada instante, incluso de los momentos en los que hay caidas, heridas, peleas por quién cogió antes el palo o quién quiere ayudar en primer plano y se quedó en la retaguardia.

Al acabar la magnífica CABAÑA que elaboraron mi chico con las niñas con madera de pino, 2 de mis hijas cagaron al lado de la misma.

OFRENDAS PARA LA VIDA.

Estos petos realmente no me han resultado difíciles de coser. El tallaje del peto es el apropiado: ancho pero sin ser exajerado. Los bolsillos y demás detalles son cómodos y adecuados. Lo único que cambiaría es el largo de los tirantes que, si mis hijas crecen y todavía les va bien el peto, los tirantes seguro que les irán cortos.

 

Enlaces: Menuda Inspiración de la Pantigana y Fans de Ottobre.

Patrón: Ottobre Primavera 1/2017. 27. Star Ship peto corto.

Materiales: tela tejana de estrellas algo elástica y tela roja con puntos blancos plana de Tejidos Paredes. Pinzas de tirantes o chupeteros. Snaps de corazones de Snapclic.

Ease in to Motherhood – Maternidad y costura

Ease in to Motherhood es una iniciativa de tres blogueras (Mexican pink,  Sew fearless y Seamstresserin) que proponen hablar en el mes de julio de todos los cambios físicos y psicológicos durante la maternidad y como encajamos en eso la costura.

He leido las historias de las organizadoras, de Maider, Naii y Vanessa de Hilos y más y cada historia me llegó de alguna forma u otra.

Aran mamando tras golpearse con una silla

  En el Pirineo Aragonés este verano disfrutando del río.

Vamos de excursión en bici para encontrar moras u otros frutos ¡viñedos!

Descubrimos la casa misteriosa de mi infancia mientras vamos en bici

La relación entre maternidad y costura y crianza es estrechísima para muchas de nosotras, y de hecho, siempre leo historias de que muchas empezaron a coser justo cuando se quedaron embarazadas y preparaban las para el bebé.

La costura te conecta con las manos, esa parte de nuestro cuerpo tan denostada en los tiempos que corren y tan necesaria para el desarrollo psicológico y motriz de niños/as y adultas. De ahí que se despierten tantos instintos y habilidades adormilados en nuestro interior cuando estamos gestando un bebé. Y la costura te despierta tu creatividad, tu imaginación, un yo profundo y útil para generar proyectos propios.

Yo empecé a coser antes de quedarme embarazada, poco antes realmente. Y desde entonces la costura ha sido terapéutica para mi. Leer las historias de algunas mujeres que han participado en Ease into Motherhood me ha servido para darle forma y estructura a mi relación con la estructura y la crianza.

Pensar en proyectos de costura mientras duermo a las niñas me alivia los ratos incansables que he dedicado a dormirlas en sus siestas mañaneras, sus siestas al mediodía y sus sueños nocturnos y desvelos. Sí, ser una stay-at-home-mom ha sido una fase muy necesaria e intensa de mi vida (sobre todo porque parí a mi 3a hija cuando mi hija mayor todavía no había cumplido 4 años), y por ser tan intensa, el papel de la costura ha sido un privilegio exclusivo mío, mi ratito, mi refresco, una dedicación oxigenante. Me dedicaba a hacer algunos ejercicios hipopresivos fuera o dentro de casa, y luego… ¡a coser!, exprimiendo los minutos como también hacéis vosotras.

Mi pareja ha sido clave en todo esto, quien me ha dejado ratos por las tardes o por las noches para ponerme a coser, entre semana y fines de semana, animándome a ir al Sewing Camp u organizar el Sarao Meravelles.

En cuanto a mi cuerpo y la costura tras ser madre, lo más influyente en mi armario vital ha sido la lactancia prolongada y a tutti plen (tandem o a dos a la vez). Mientras viví en Barcelona me apañaba yendo con mis prendas de siempre, aquellas que fueran cómodas de levantar para dar el pecho o me ponía una camiseta interior y me levantaba la prenda de encima. Empecé a usar de nuevo sujetador (he estado años y paños sin tocar uno), pero sujetador de deporte puesto que no lograba acostumbrarme a aros ni mecanismos varios de los sujetadores de lactancia. Tuvo que ser la llegada de mi tercera hija la que me animara a coserme mis prendas de lactancia, ¿increíble verdad? Hasta ese momento simplemente pasaba y cosía ropita para las niñas o para mi… Aquí ya vivía en Aranjuez donde los inviernos son más fríos, así que no tuve excusa. Jerséis rainbows con cremallera y camisetas cruzadas (Shirt oder kleid), incluso he usado abrigo de lactancia (eso sí, comprado), y ahora me pregunto cómo podía apañarme con forros polares y mantas enrollando a la bebé (me gusta recordar que se puede vivir con bastante menos).

Otro factor determinante en mi cambio de vestimenta es el mero hecho de ir cómoda todo el día. Antes usaba muchas faldas y vestidos, ahora esta prenda casi no existe en mi armario a menos que pueda dar el pecho y no me resulte imposible ir a un parque y sentarme en un arenero. También me he acostumbrado a llevar pantalones con bolsillos para poder guardar las llaves del coche y cositas de las niñas. Ahora bien, siempre necesito llevar un bolso o mochila igualmente. En ocasiones he pensado que la riñonera sería mi amiga ideal como en mis tiempos grunges, pero al usar la mochila de porteo lo veo incompatible. Todavía pienso que debería desechar mis antiguas mochilas y hacerme una bien chula y práctica como las de mi amiga Helena de Maquinandopatrones y tantas otras que coséis complementos maravillosos.

El calzado ha sido mi gran enemigo durante embarazos y postpartos con porteo. He tenido que dejar cualquier tipo de sandalias y botines y casi de todo (yo antes era “algo descomplicada” le llamo yo pero tenía calzado variado) porque tuve varias fascitis plantares. Eso es inflamación de las fascias, un tendón que se encuentra en la planta del pie. Me dolía muchísimo, así que hice con calzado de montaña y sandalias deportivas para mi día a día aunque no pegue con la vestimenta.

Todo esto porque ser madre consiste en adaptarse a las nuevas condiciones aunque la mayoría de la sociedad no valore el papel que desarrolla una mujer por el bien de la humanidad: reproducirse, modificar su estatus de vida, transformar su cuerpo y psicología, dejarse de cuidar física y emocionalmente por muchos años, comer peor, perder y ganar capacidad de sueño, cagar peor por las almorranas, soñar menos de noche por las preocupaciones…

Y también, soñar más de día por los proyectos en familia y proyectos individuales de costura, inventarte historias que contarles a las criaturas mientras tú eres la primera en dormirte, enseñarles a hacerte un masaje en los pies, dejarte acariciar el rostro mientras les enseñas las partes del mismo,…

descubrir que el mundo con ojos de niño/a es mucho más interesante y divertido.

Sarao Maravillao

Ilusión viva en el AtelierMeravelles

Ilusión significa algo que no es realmente verdadero y que está en la imaginación de una… también puede significar placer o satisfacción cuando cumplimos una tarea, o complacencia con una persona. El Sarao de Costura que tuvo lugar el pasado finde del 8 y 9 de julio en Barcelona fue todo eso.

El Atelier Meravelles fue el magnífico lugar que acogió tal evento, y Estela y Gerard los anfitriones que nos ayudaron a vivir una gran experiencia de aprendizaje, de superación, de compañerismo, de sororidad, de amor y una infinidad de emociones y sentimientos.

El Atelier Meravelles es un lugar mágico, inspirador, con vida, con
identidad, con olor y personalidad. Es un lugar que te acoge. No es un lugar, es un hogar. Quien entre y abra sus sentidos lo podrá sentir. Este hogar lo han formado Estela, profesional de la moda, la confección, el patronaje, la costura y experta coach ilusionista e inspiradora, alegre y fresca… y Gerard, artista con múltiples facetas de diseño y arte que acompaña todo el proceso artístico y transformador, que viven todas las personas que por allí pasan.
El curso-monográfico de 18 horas concentradas en un fin de semana lo hemos configurado para que muchas chicas que cosemos desde hace unos años tanto patrones comerciales como patrones propios pudiéramos soltarnos todavía más de los esquemas tradicionales y manejar los puntos clave de los patrones básicos y transformarlos sin miedo, buscando nuestro yo, nuestra identidad, nuestra prenda única y versátil, con utilidad y belleza. Al final nos reunimos 12 chicas, algunas de nosotras veníamos de Madrid, otras de BCN capital, otras de la Catalunya central, todas con mucha ilusión y un equipaje repleto de telas.
Lo que la mayoría no se esperaba era que aquel espacio llamado Atelier Meravelles conseguiría tener tanto impacto en sus vidas, y es que Estela es rompedora, y su técnica para hacerte llegar la esencia del patronaje es indescriptible. No hay libros, no hay tecnicismos, no hay curvas demasiado pronunciadas, ni tetas caidas, ni muslos demasiado gruesos, ni mujeres encerradas en sus casas con sus hijos, ni entrepiernas que rozan, ni traseros demasiado pronunciados. Hay mujeres reales, mujeres que deben conocerse, mujeres que deben empoderarse porque tienen super poderes y así  poderse comer el mundo.
                 Bea flipando con su vestido étnico con volantes
                                    ¡tú sí que has crecido!
  Aquí la Montse viendo cómo resolver las costuras de mi pantalón de silueta ancha con godettes… ¿Sacaré finalmente algo de provecho de ellos?
         Posando con cariño con mi amiga Bea (muslamens incluidos)
             ¡Estamos borrachas de coseeeer! Vamos a por una cerveza ¡¡¡ya!!!
Este curso ha sido indescriptible (para ver más información de lo que fue el curso, clica aquí), y seguramente irrepetible porque quizá no volvamos a ser las mismas 12 chicas, pero algunas ya han vuelto para hacer sesiones más reducidas, y otras ya se están informando para ver si organizaremos otro Sarao dentro de 6 meses o de 12.
Muchas lloramos, muchas nos liberamos, muchas nos entregamos, muchas nos cansamos, muchas nos desnudamos literalmente y disfrutamos hasta la saciedad aprendiendo de costura, riéndonos a carcajadas y sudando de tanto currar.
Yo confeccioné algunas prendas y en esta entrada os voy a enseñar una de ellas.
La prenda que os presento es muy vistosa y la verdad es que estoy muy contenta del resultado. El proceso creativo empezó mediante un juego con una tela muy bonita, con mucha caida y un estampado muy alegre y algo sesentero. El objetivo era conseguir una prenda versátil que tuviera disintos usos a lo largo del día o para días distintos.
Después de un buen rato dándole vueltas concluí en que me quedaba con mi retal de tela rectangular tal cual, y la magia se resolvia recogiendo la tela por distintos puntos mediante cordoncillos finos. Así, hice distintas pruebas hasta que la prenda acabó con 10 o 12 vasos comunicantes le diría yo que me ayudan a ajustarme la prenda a mi antojo. La pieza de tela está rematada en sangre, eso es, sin dobladillo, simplemente con una costura a unos 0,7 cm del borde.

Terapia bloguera #De consciencia gris a consciencia arcoiris

Llega el verano y junto al calor el buen rollo, las cervecitas y el despiporren. Atrás queda un curso, un año un tanto complejo en mi cabeza y en nuestro hogar.

Me cuesta, me cuesta y mucho expresar lo que he vivido últimamente cuando justamente creé este blog para poder abrir mi hogar y mi alma a aquellas personas cercanas a quienes les pudieran ayudar nuestros aciertos y aventuras, y también que vieran que toda familia tiene un rinconcito gris en su vida. Hay personas que se sentirán cercanas a mi mensaje y conectarán fácilmente porque alguna vez se han sentido así o porque viven con alguien que su cabeza tiene vida propia, y otras personas dejaréis este post como un rollo más de otra bloguera.

Desde hace unos meses mis despertares, mis hábitos diarios, la comunicación con mi pareja y mis hijas (principalmente en mi hogar) han sido torpes, con mensajes egoistas, llenos de cansancio y hartura, con poca empatía y amor. A menudo saltaba la queja, tipo “pero hija, cada santo día te tengo que decir que no grites y cojas tu linternita para ir a hacer pis?”. “Ya está bien de teta, todo el día con la teta, y teta y teta, ¿y mamá y sus tetas cuándo descansarán?” “Oye Javi, ¿no te parece que deberías haber recogido eso y aquello?”. Sin duda alguna me sentía en un caos interior y tratando de controlar mi pequeño entorno (pareja e hijas, que es donde más me ha afectado) sin mirar más allá, sin pensar que yo podía estar generando mal rollo y un torbellino de emociones negativas a mi alrededor.

Quien me conozca personalmente flipará porque soy muy feliciana, muy happyflower, una persona despierta y activa, amorosa y empática, generosa y entregada (así me veo yo). Pero también, creo que desde hace años, realmente desde la infancia, tengo algunos fallos que salen a la luz como son mi intransigencia o intolerancia, dominación o control, impaciencia en algunos casos, las expectativas no encontradas… que no me permiten ver, sentir y palpar las bondades de la vida. 

Sin duda alguna nadie tiene la clave para desbloquear una situación de tristeza, de mal humor, de agotamiento de las responsabilidades diarias y demás, pero es una misma quien debe quererse y decir basta: “yo me merezco ser feliz y no tengo ningún problema grave que me lo impida”. El día que te escuches y te lo digas, ese día te empezarás a querer un poco más y empezarás a respetarte. A partir de ese momento seguramente todo vaya a mejor. Si te trabajas tu interior podrás querer con honestidad y aceptación a los demás. Si no, siempre te seguirán los miedos, inseguridades y relaciones establecidas con complejos y comparaciones constantes.

¿Y si un día parece que he visto clarísimo el final del túnel y al día siguiente me veo chunga otra vez? Pues es un proceso natural y debes permitírtelo, porque tendrás altibajos y deberás aceptarlo y decirte: con esfuerzo y trabajo voy a conseguir ser una persona que se respete y se quiera, que SIEMPRE sea feliz y cuando haya un chubasco, este no nublará el arcoiris que es tu vida. Esto significa que no lo lograrás de la noche a la mañana, quizá te lleve 6 meses, 1 año o incluso más, pero establecerás una conexión con tu interior que te permitirá conocer perfectamente los mecanismos mentales y físicos que debes transformar hacia una vida más sana y plena.

Algunas de las herramientas que he empleado para ir teniendo más paz interior, más respeto conmigo misma y con quienes me rodean, más relatividad antes las pequeñas adversidades del día a día, son las siguientes (con mucha honestidad y cariño):

  • Ducha solitaria breve aunque las niñas estén purulando a mi alrededor: me ayudan a desconectar fisiológicamente mi ruido mental
  • (Hatha) yoga para ejercitar el cuerpo y la mente, con meditación y respiraciones profundas
  • Canciones con melodías positivas: elige canciones que te revuelvan el corazón hacia la felicidad y cántatelas mentalmente cuando ves que tu entorno te está superando y te estás enfureciendo (Vetusta Morla, Coque Malla, Jorge Drexler, Pedro Pastor… son algunos de mis ritmos happyflowers). Si no, directamente no haces caso de lo que te rodea y la pones y te pones a bailar. Esta técnica la uso desde hace poco y me encanta el efecto contagio que genera.
  • No discuto con mis hijas, no me enfrento ni entro al trapo (o eso intento, jejeje). Permito que el silencio y el tiempo invada mi mente y no les respondo, espero a poder atender su petición con un tono y una respuesta adecuadas.
  • Doy besos y abrazos cuando antes gritaba o levantaba la mano por falta de autocontrol. Trato de salir de mi ruido mental que me lleva a encenderme y cabrearme y pienso que estoy aquí y ahora solo hoy, solo hay presente.
  • Fuera cargas y compromisos. Cuando me siento con una mochila pesada, porque creo que debo poner la lavadora ya ya ya, o cocinar algo rico indispensablemente, o comprar aquello que hace falta, intento sacármelo de la cabeza y darle menos importancia y priorizar sin dejarme llevar por las responsabilidades de una madre “a la antigua usanza” por así decirlo. Así que intento hacer lo que es estrictamente necesario.
  • Visualizo aquellas personas que admiro por su valentía y poder de superación (como invita a hacer Rafael Santandreu). Pienso en personas que lo han tenido realmente jodido en la vida por adversidades enormes como guerras, ablación, abuso o discapacidades y se han superado debido a una capacidad de amor y valentía enormes. A pequeña escala, como a veces me he dicho que no era capaz de criar a 3 hijas tan pequeñas y blablabla, pues pienso en aquellas familias cuyo aura es siempre positivo o de aceptación de la realidad.
  • Priorizar aficiones. Dejar de lado el móvil y el whatsapp por las noches y acercarme a la lectura, afición que me gusta porque me llena la mente de silencio y me evade.

Algunas de mis últimas lecturas que me han ayudado a salir del bucle:

  • “El arte de no amargarse la vida” de Rafael Santandreu.
  • “Las escuelas que cambian el mundo” de César Bona.
  • “Cómo educar con firmeza y cariño. Disciplina positiva” de Jane Nelsen.

Y es que en realidad no somos como nuestras madres, ni como nuestros padres, y no lo tenemos ni mejor ni peor a la hora de trabajar, con nuestra carga horaria, con nuestros/as hijos/as que requieren atención y amor… La realidad es simplemente aquella que queramos ver, y yo quiero ser feliz con las circunstancias que tengo.

Los caminos son largos, son procesos en los que puedes encontrarte cansada, con hambre, con los músculos debilitados, con la mente centrada en otro sitio, a veces tienes que cambiar de dirección o ver las formas de decidir si seguir o no. Pero solo tú puedes decirte que el andar en el camino es bonito y no te ahogarás en un vaso de agua.

Felices en bicicleta

 

Salir de la rutina y descubrir nuevos lugares

Disfrutar de un gesto cotidiano (Lluna sacando la lengua)

Merendar y dejar pasar el tiempo en familia

Saltar, saltar y bailar

La vida es así, es larga y corta a la vez. “Los días son largos… y los años cortos…” (como suele decir Bei de Tigriteando ). 

GRACIAS, GRACIAS JAVI, GRACIAS HIJAS PACIENTES, GRACIAS FAMILIA Y GRACIAS AMIGAS Y AMIGOS.

Un abrazo enorme desde nuestro pequeño cosmos y quereros mucho, mucho mucho.

Sewing Song

Admirables. Porque un grupo de chicas se lanzaron a la aventura y lo hicieron todo con muuucho mimo. Los detalles lo han contado ya otras blogueras: lugar con encanto, cuadernos personalizados, taza chula, patrocinadores con regalos útiles y bonitos, fotos y videos para el recuerdo, planas-overlocks-remalladoras para experimentar, materiales a tutti plen…

Alentador. Porque alienta, alienta a hacer más costuras, más sewing camp, más amistades costuriles, más materiales nuevos con patrones nuevos.

Amistad. Porque aunque eramos muchas nos dio tiempo a conocernos un poco y, con algunas, forjar amistad.

Amor. Amor por el bebé de una bloguera, que no sé si mencionar 😉 porque tenía el tiempo que mi hija Aran que dejé en casa y lo cogí en brazos y lo abracé tanto como pude.

Bailongo. Porque bailamos y cantamos, tomaron copas y nos lo pasamos teta.

Bragas. Porque en el Sewing Camp cosí mis primeras bragas, para mi, y otras para la cocinera del albergue que resultó ser una chica formidable e inolvidable.

Cachondeo. Porque hubo mucho cachondeo desde el primer momento. Buen rollo, buen ambiente 😉

Calzoncillos. Porque le di un poquito la brasa a Mary con mis dudas sobre cómo mejorar los calzoncillos de mi marido.

Currantas. Porque si hay algo en común entre todas las participantes es que son/somos unas currantas de la vida. Porque somos (la mayoría) trabajadoras, madres, costureras, igual para un roto que para un descosido, dormimos poco y nos reponemos, y sacamos tiempo para el blog y para nuestras familias.

Gracias. Porque siempre me enseñaron que dar las gracias es de educación. Y porque cuando hay taaaaanto trabajo detrás nunca sobran las gracias. Y gracias a los patrocinadores 😉

Innovador. Porque es el primer Sewing Camp que se ha hecho en España y seguro que hay muchos lugares en el mundo donde todavía no se ha celebrado nada igual. ¡Sois unas pioneras!

Inolvidable. Porque fue el primero y primero solo hay uno.

Malas costureras. Porque aunque el término me genera controversia, debo reconocer que es canalla!! Y es que somos costureras de nueva generación, que usamos otros métodos, que aprendemos a lo loco, de forma autodidacta y con tejidos muy diferentes a los de antes, que no se planchan, que a veces se ondulan en el prensatelas…

Marido y familia. Porque de no ser por mi marido, mi chico, mi pareja, mi media naranja, que me animó a apuntarme y se encargó de cuidar de nuestras 3 hijas en todo momento, pues no hubiera podido ir.

Nocilla (¿o fue Nutella?). Porque aunque en casa trato de no consumir mucho azúcar ni chocolate, allí sacamos el bote y ala, ¡ancha es Castilla!

Sacaleches. Porque gracias al sacaleches de Linet de Lílula pude pasar mejor las noches.

Sarao. Porque desde entonces leo la palabra sarao en muchíiiismos espacios donde la costura y las blogueras se unen y hacen camino al andar.

Terapéutico. Porque aunque no lo sabéis porque no nos dio tiempo a conocernos a fondo, para mi el Sewing Camp lo resumiría con una palabra: terapéutico. Porque salí de casa y dormí sin mis hijas, como muchas de vosotras, pero también logré conectar conmigo misma como hacía tiempo que no lograba (porque pasar las 24h del día exclusivamente con tus hijas, sin ningún quehacer profesional extra, hacen que te vuelvas un poco hardcore!!) . Saqué mi faceta más natural: espotánea, despreocupada, graciosilla, risueña, creativa, y eso me dio mucha frescura y me hizo sentir genial.

 

Y podría continuar y continuar contando cosas sobre el Sewing Camp porque fue irrepetible.

Patrón: bragas de Hilos y más.

Telas: tela de rayas y tela lisa de La Pantigana Shop. Foe de Hilos y Más.

Enlaces: Cose con la Pantigana Shop: Enero.    Rums #4/17