Feliz con mi Arorua de La Pantigana

Hace un mes tuve unas semanas en las que me entregué a la terapia de coser, esa que tanto me cuesta priorizar últimamente. Estuve días y días durmiendo 4 o 5 horas con la finalidad de sentirme satisfecha y coser todo lo que me diera la gana. Principalmente, costuras fáciles: algunas camisetas nuevas para mi, otras para las niñas, vestidos para regalar, pijamas, etc.

 

Regalé prendas, primero a mi misma, luego a personas de mi familia, y también a alguien más…

Me sentí relajada, aunque cansada, y me volví a dar cuenta de lo bien que me hace coser.

Metí la pata en tropecientos detalles en los que hace unos años jamás me hubiera equivocado… pero estar en frío es lo que tiene.

 

 

La manga me quedó un pelín corta por falta de puño amarillo.

Mi Lluna hermosa jugando con la cámara.

Los bolsillos parecen más bien apliques que bolsillos por su tamaño. Primero usé FOE para los bordes tal y como recomiendas La Pantigana en su tutorial, pero como estiré un poco, al ver el bolsillo terminado, la tela se arrugaba porque ese FOE se debía coser sin estirar. Como era imposible descoserlo por la puntada que había elegido, corté a saco, entonces el agujeró se agrandó mucho y de ahí el resultado de los megabolsillos. Así se ve más tela estampada que bien bonita es.

 

Gracias MiRincónDeMariposas y La Pantigana por este bonito patrón. Gracias a aquellas chicas sobre todo de MIMI que habréis entrado en esta entrada porque os haya llamado la atención algo de la foto.

Patrón: Arorua de La Pantigana

Telas: punto roma naranja de tienda física en Carabanchel, amarilla de puño de CalJoan, tela de punto con flores de Hamburger Liebe.

Fotos: las 3 niñas de la casa con la ayuda de un trípode.

¿Quién es ese hombre?

Este hombre es el único que hay en la casa, y, por fin, le he cosido una sudadera chula que pueda usar en su día a día. Tenía varios proyectos de costura que hacerle y al final me he animado por el más sencillo.

La foto no tiene desperdicio: posando, nieve al fondo, sonriente…

Montse, ¿para qué me cortas la cabeza si estoy posando?

El bies en la parte superior de la espalda me quedó… digamos de forma eufemística que mejorable.

 

                                                  No me alcanzaba la tela, así que hice un apaño y empalmé a la altura del codo.

 

Me ha gustado coser algo para él. Y nos hemos reido mucho mientras le hacía las fotos.

Una codera la puse mal, así que después de adherirla con entretela fina me tocó buscar posibles soluciones por internet.

CONSEJOS: planchar de nuevo protegiendo la prenda con papel de horno, de esta forma el adhesivo se calienta y puede despegarse. Tirar con cuidado con la ayuda de un cuchillo o algo similar.

Así ha quedado la tela después de despegar la codera. Se ve que la tela ha sufrido pero creo que como es en el interior del codo no se ve a penas.

Patrón: Mr. Klassik de Konfetti Patrerns.

Telas: tela de punto de camiseta de rayas de CalJoan, sudadera gris con velour turquesa de Wunderland der Stoffe.

Enlaces: Mr. Handmade

Unas crecen, y otras encogen – bata escolar

Unas crecen, y otras encogen.

Una estrena bata, y mientras le hago fotos, la otra me dice que… ¡¡también estrena bata!! Aunque sea la bata anterior de la mayor, vamos, que es de segunda mano. Ella también está feliz porque cuando recibe la bata usada de su hermana le pongo sus botones, las iniciales de su nombre.

Bata escolar Naii modelo 2

Bata escolar Naii modelo 1

Coser batas es lo más cerca que he estado de coser camisas o blusas. De momento, me gusta mucho el proceso 😉

Telas: Ribes y Casals y retales de cuando Cristo perdió la zapatilla.

Patrón: Bata escolar Naii.

Enlaces: Menuda inspiración.

Translate »