Estela en los jardines

Estela se llama la cardigan que cosí ya hace un año.

Este año me he vuelto a coser otra pero en un tejido mucho más ligero, con una caida distinta y el efecto nada tiene que ver con la anterior, pero me sigue gustando el patrón que saqué, así que la uso y me gusta.

Los lunes siempre quedamos unas amigas y sus hijos e hijas en los jardines de Aranjuez, concretamente en el jardín del Príncipe. Allí nos lo pasamos

genial.

Nosotras cacareamos,

nos desahogamos,

nos animamos,

nos actualizamos,

picamos algo de comer,

nos ayudamos,

nos apoyamos.

 

Los niños y niñas

meriendan,

trepan,

persiguen a las patas,

a los patitos,

los mosquean…

Se separan más y más de nosotras, les perdemos de vista; yo padezco porque Aran es la más pequeña y de vez en cuando la oigo gritar. No es la única que grita. Gritan de felicidad, porque se pelean, porque están vivos y vivas.

“Pero a ver, hay que tener sexo más a menudo, debería ser casi una cuestión de deberes, de cada tanto se debe hacer y santas pascuas”.

“Es que es verdad, con lo bien que sienta pero es que a las 10 de la noche ya estoy reventada”.

Aran, pero por favor, entiendes que a A. no le apetece nada que le continues pegando, jolines hija.

“Yo es que ahora me comería un buen bollo de chocolate, pero es que en casa no tenemos de eso, y tampoco se lo doy a los niños/as asiduamente”.

“No entiendo como esa tía me pide que le cambie el día si sabe en la situación familiar en la que estoy, siempre vienen a la más débil”.

F., yo creo que eso de llevar a Lluna a todo trapo en un triciclo tan pequeño dando vueltas sin parar puede acabar mal. ¿Por qué no frenas un poco anda, F.?

“Esto de no poder hablar del procés català tranquilamente se arregla saliendo nosotras a tomar unas cerves y ya está”.

“Yo lo que necesito es desmelenarme de verdad y volver a sentirme como una chavala, como si tuviera 18 años, como cuando viajaba por ahí sin tener que darle explicaciones a nadie”.

¿Vosotras les habéis dado de merendar a vuestros hijos en casa? Pues vaya tela, ¡menudos alimañas! Igual comen mandarinas, que tortitas, que piedras, jajajaja.

“Es que ahora resulta que se ha separado otra prima mía, yo flipo, yo no sé lo que pasa hoy en día pero es que estamos hechas de otra madera”.

“Yo no sé cómo comen tanto estos niños, yo es que ya les tengo que prohibir que coman más macho”.

“Pues que su profe se ha vuelto a dar de baja, y nada, de momento con quien toque, a todas horas cambiando”.

Yo continuo sin entender la sinergia de algunos niños varones, y eso que soy consciente de que no se puede generalizar, eh!! Lo que pasa es que como tengo 3 hijas, en el fondo por más que intento comprenderlo no sé porqué existen muchos niños que se relacionan así, tan cuerpo con cuerpo, y con esa energía tan bruta… Aunque yo tengo alguna que también tiene energía a tope, jajajaja. Ays chicas, menos mal que solo me pasa durante la ovulación, pero a menudo pienso que sería feliz teniendo otra criatura, ese cuarto hijo que llenaría mi casa de alegría.

No hay nada mejor que vivir en tribu.

 

 

Me he aficionado a los imperdibles de falda como lo llaman por aquí. Ahora bien, este es más grueso de lo habitual y me ha agujereado el jersey que llevaba debajo, ¡mierda!

El bolsillo va continuado, es decir, el delantero de la chaqueta está formado por una parte superior que lleva un forro del bolsillo en la misma pieza, y la parte inferior lleva un forro de bolsillo incorporado en la misma pieza.

Y a ti, ¿te gusta cacarear con tus amigas y compartir la crianza con ellas?

¿Hechas de menos más chicos en tu entorno de crianza?

 

Voy a pasarme por la nueva iniciativa de las Malas Costureras, conocida como MIMI, mi miércoles. Contenta de continuar viéndoos por aquí.

 

Enlaces: MIMI, el club de las malas costureras

Patrón: Patrón propio inspirado en Minna de Jafi

Tela: Ribas y Casals en rebajas, ¡oh yeah!

Camiseta de doble tirante

Después de hacerme mi camiseta de tirantes con espalda abierta con la tela tan chula que compartí con A., una de las primas más fabulosas de la blogosfera, me animé a aprovechar al máximo la tela que sobró y le hice una camiseta todavía más divertida a una de mis hijas y me gustó cómo me quedó.

Medí los tirantes de una camiseta suya y aún así los tirantes de esta nueva camiseta le quedaron cortos, así que los tuve que descoser y alargarlos.

También tuve que alargar el elástico que frunce la espalda, nada, cosas del directo, a veces cuadras una costura hasta en el más mínimo detalle, y a veces la cagas en muchos recobecos.

Emulando un detalle de las alemanas y de mi amiga H. de Maquinandopatrones, aproveché los mensajes del orillo de la tela para decorarla.

La pena es que Abril al final no considera esta prenda entre sus favoritas y la deja en el fondo del armario… ¡cosas de la vida!

Enlaces: Menuda Inspiración de la Pantigana.

Patrón: elaboración propia.

Materiales: tela regalo de A. de una de las primas de Cose prima cose.

Camiseta Cousin, ¡ahí va prima!

La primera prima que conocí fue A.

Las dos iríamos en el mismo AVE hacia el primer Sewing Camp.

Yo quería aprovechar el trayecto para dormir. Ella no paraba de mandarme whatsapps porque joder, si había una participante en el Sewing Camp, ¿por qué no conocernos lo más pronto posible para charlar?

Yo le fui dando largas por el móvil hasta que pensé, joder, la chica es una motivada, voy a darle cancha.

Caminé y avancé por el AVE hasta que pensé que debía ser ella.

Desde entonces somos colegas, somos amigas.

 

Ella es especial. Cuando me contó a qué se dedicaba me maravilló, me parecía una profesión enternecedora.

Cuando vi lo que cosía, pensé que muchas de las telas y de los modelos que confeccionaban se podían parecer a mi estilo.

Pero lo que más me gusta es cuando quedamos para tomar cerves, sin telas ni máquinas entremedias.

A. se ha puesto las pilas publicando en RUMS y nos ha mostrado todo lo que es capaz de hacer.

Tuve la suerte de compartir el Sewing Camp con ella y el Sarao en el Atelier Meravelles este verano.

Seguro que habrá muchas más aventuras que compartir, costuriles y no costuriles.

Vuela A. vuela, déjate llevar que todo lo que te propongas lo conseguirás.

 

Gracias por regalarme esta preciosa tela que he aprovechado tanto para mi como para mi pequeña Abril.

 

En las fotos me señalo la sisa porque me ha quedado demasiado justa para mi gusto. Peobablemente la modifique para usarla más cómodamente.

Enlaces:  Rums España. 

Patrón: patrón propio.

Cabaña con peto corto

Coser un peto infantil es una tarea LARGA (al menos para mi).

Coser un segundo peto infantil puede ser una tarea MÁS CORTA que la primera.

Asumir el reto de coser un peto de la Ottobre y ver que no hay a penas publicaciones de blogueras que lo hayan cosido es DESALENTADOR.

No entender parte de las instrucciones y hacerlo lo mejor posible MOLA.

En mi casa somos escatológicas. A mis hijas les encanta jugar con MIERDA, y si son boñigas gordas, MEJOR.

Nos gusta CONSTRUIR, a algunas se les da mejor que a otras (sobre todo al chico de la casa).

Hemos aprendido a valorar el ESFUERZO, al esfuerzo de coser cosas que me cuestan, al esfuerzo de construir una cabaña con las niñas en lo alto de una montaña y disfrutar de cada instante, incluso de los momentos en los que hay caidas, heridas, peleas por quién cogió antes el palo o quién quiere ayudar en primer plano y se quedó en la retaguardia.

Al acabar la magnífica CABAÑA que elaboraron mi chico con las niñas con madera de pino, 2 de mis hijas cagaron al lado de la misma.

OFRENDAS PARA LA VIDA.

Estos petos realmente no me han resultado difíciles de coser. El tallaje del peto es el apropiado: ancho pero sin ser exajerado. Los bolsillos y demás detalles son cómodos y adecuados. Lo único que cambiaría es el largo de los tirantes que, si mis hijas crecen y todavía les va bien el peto, los tirantes seguro que les irán cortos.

 

Enlaces: Menuda Inspiración de la Pantigana y Fans de Ottobre.

Patrón: Ottobre Primavera 1/2017. 27. Star Ship peto corto.

Materiales: tela tejana de estrellas algo elástica y tela roja con puntos blancos plana de Tejidos Paredes. Pinzas de tirantes o chupeteros. Snaps de corazones de Snapclic.

Vestido turquesa con lentejuelas

“Mama, Abril tiene ese vestido nuevo (regalo de la yaya) y yo quiero uno igual.”

Se enfadó, lloró un poco, estuvo sensible… pero yo vi claro que no le compraría un vestido nuevo porque ella no lo necesitaba.

Se lo expliqué, se lo volví a explicar…

Y al final, entre todo lo que le conté y ella me pidió, le propuse ponerle algo chulo a su vestido nuevo de color turquesa y morado.

“Mamá, es que el de Abril tiene sandías y a mi me encanta la sandía”.

“Veré a ver qué puedo hacer. Le pongo una sandía grande, un bolsillo, o algo así.”

No lo veía claro pues el vestido le sentaba fenomenal sin más detalles.

Mi madre cogió el vestido por banda, a petición mía porque la niña, además de sandía, quería lentejuelas, y yo no manejaba la técnica.

Este fue el resultado.

Niña feliz y madre satisfecha porque se lo pone.

 

Enlaces: Menuda Inspiración

Patrón: propio inspirado en

Telas: Caljoan.